La Historia de Nuestro Capricho

 
 

A.M. Frutas y Vegetales inició en los años 80 de mano de los esposos Ariel Marte y Miriam Tejada en un pequeño pasillo de su hogar en Santo Domingo. Se dedicaban a comprar frutas y verduras a los productores del campo, seleccionarlas, sanitizarlas y venderlas a los supermercados de la época. Fue la primera empresa en cuidar tanto las frutas y verduras, y brindar producto fresco del campo con estos altos niveles de calidad en el mercado dominicano.

Nuestra historia está repleta de divertidas historias (quizá no tan divertidas en el momento), como la de un camión amarillo cuya compuerta se abrió por error en pleno trayecto, dejando rodar tomates por toda la Autopista Duarte en horas de la madrugada. O el mismo camioncito amarillo que luego de largas tardes de selección para obtener los mejores “mangos banilejos” se averiaba en pleno camino en el momento menos pensado.

Todas estas pinceladas han formado una fuerte base sobre la cual la empresa se ha desarrollado, teniendo como norte su impacto en el campo dominicano y en las miles de familias que, a través de nuestros clientes y colaboradores, hemos llenado de sabor y alegría.

La integridad que ha caracterizado a la empresa en sus 34 años de trayectoria, la hace consciente y enlazada al desarrollo sostenible de sus colaboradores y proveedores, productores en los campos dominicanos que han ido creciendo junto a la empresa, teniendo varios de ellos más de 10 años de exitosas negociaciones con A.M. Pagamos precios justos, que representen la calidad de las frutas y el esfuerzo de sus productores, logrando expandir sus plantaciones, adquirir nuevas tierras y mejorar significativamente sus estándares de calidad.

 

A.M. Frutas y Vegetales hoy en día sigue siendo una empresa totalmente familiar y totalmente dominicana, con el liderazgo de la segunda generación de la familia Marte Tejada, de manos de Estefany, quien desde pequeña ha corrido entre los canastos de mangos, chinolas y cerezas, llegando a contagiarse de la fuerte pasión de su familia por las frutas y el campo.

Hemos tenido una trayectoria colorida y llena de vida, pero nada nos hace más felices que cuando podemos compartir con nuestros clientes los productos de frutas más exquisitas de los campos dominicanos.

Estefany Marte

Estefany Marte

 

Teníamos tanta riqueza “frutal” para compartir que decidimos lanzar CAPRICHO, una línea de productos naturales, sin conservantes, colorantes ni mentiras, hechos de pura fruta dominicana, cosechada en su mejor punto de dulzura y procesadas con mucho cariño y cuidado para nuestros consumidores.

¿Cómo sabemos cuándo la fruta está en su mejor punto de dulzura? Hay algunas pequeñas cosas que la delatan: el peso de la fruta cuando la sostienes en las manos; el sutil cambio de color en la cáscara que en algunas frutas va de verde a color sol; o el dulce olor que inunda nuestra planta y recibe a todos nuestros visitantes. Pero al final, todo se resume en que cuando has trabajado con frutas tantos años como nosotros, simplemente sabes cuando está en el punto perfecto.

 
 
Abel Holistika